200,000 personas, sin electricidad en Carolina del Norte

200,000 personas, sin electricidad en Carolina del Norte

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene previsto visitar el miércoles Carolina del Norte, que se está llevando la peor parte de las letales inundaciones provocadas por la tormenta Florence y donde los ríos siguen creciendo mientras miles de hogares y carreteras permanecen sumergidos.

El viaje de Trump al estado se produce tras las críticas recibidas por la respuesta de su Gobierno al huracán María, que devastó Puerto Rico el año pasado, y más recientemente, por cuestionar el número oficial de 3.000 muertos en el territorio estadounidense.

Trump prevé aterrizar en la Base Aérea del Cuerpo de Marines Cherry Point en Havelock, Carolina del Norte, aproximadamente a las 10:30 hora local y regresar a Washington D.C. a las 18.15 hora local, según la Casa Blanca.

Más de 15,000 personas siguen en refugios y más de 200,000 hogares permanecen sin electricidad en todo Carolina del Norte, seis días después de que Florence tocara tierra como huracán de categoría 1, según funcionarios estatales.

“Seguimos sintiendo los efectos de esta enorme tormenta”, dijo el martes el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

“A pesar de que no hay lluvias sustanciales en los pronósticos y de que el sol puede brillar en muchas partes de nuestro estado, los ríos siguen creciendo y se producirán más inundaciones”, añadió.

 

Se prevé que el río Cape Fear alcance el miércoles los 19 metros, cuadruplicando su altura normal, en Fayetteville, una ciudad de 200.000 habitantes en la parte sur del estado, cerca de la base militar de Fort Bragg, según el Servicio Meteorológico Nacional. Eso ha interrumpido los esfuerzos para restablecer la electricidad, despejar las carreteras y permitir que los residentes evacuados vuelvan a casa.

“Hay muchas posibilidades de que los que viven dentro del área de evacuación de una milla (un kilómetro y medio) del río Cape Fear se vean afectados por inundaciones”, dijo la ciudad en un comunicado.

El administrador municipal dijo a la cadena CNN que 12.000 personas estaban “en peligro”.

Según The New York Times, Florence ya ha causado la muerte de al menos a 37 personas, 26 de ellas en Carolina del Norte y ocho en Carolina del Sur. Una persona murió en Virginia cuando la tormenta generó alrededor de 16 tornados en ese estado el lunes, según el Servicio Meteorológico Nacional.

De hecho, desde el pasado domingo, Carolina del Norte se enfrentó a una espiral de crisis en todo el estado el domingo cuando la depresión tropical Florence arrasó lentamente el sur, inundó ciudades, envió a miles de personas a refugios y puso en peligro comunidades desde la costa hasta las montañas.

En la mañana del lunes, las autoridades planeaban la forma de enviar agua y comida a la ciudad de Wilmington, de cerca de 120,00 habitantes y la cual quedó separada del resto del estado de Carolina del Norte por las inundaciones provocadas por Florence.

Los medidores de torrentes a lo largo y ancho de la región mostraron que los niveles del agua incrementaban constantemente, con pronósticos que indican que los ríos podrían llegar a su máximo el domingo y lunes o cerca de niveles récord. Se prevé que los ríos Little, Cape Fear, Lumber, Neuse, Waccamaw y Pee Dee se desborden, posiblemente ocasionando inundaciones en localidades aledañas.

Las autoridades ordenaron la evacuación inmediata de hasta 7,500 personas que vivan dentro de 1,6 kilómetros (una milla) de distancia de un tramo del río Cape Fear y del LittleRiver, ubicados a 160 kilómetros (100 millas) de la costa de Carolina del Norte.

Más de 60 centímetros de lluvia (dos pies) ha caído en algunas zonas y los meteorólogos indicaron que podría haber un adicional de 45 centímetros (1.5 pies) durante el domingo.

Los vientos han moderado su velocidad a unos 55 kilómetros por hora desde que la tormenta tocó tierra en la costa el viernes como un huracán, moviéndose lentamente al oeste sobre las dos Carolinas a una velocidad de 9 kilómetros por hora, informó el domingo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) con sede en Miami.

“Esta tormenta todavía es letal y peligrosa. Se espera que se mueva hacia el norte este domingo, hacia Virginia”, añadió.

Cerca de 50 personas atrapadas fueron rescatadas con helicópteros en Carolina del Norte, dijo el oficial Michael Himes de la guardia costera estadounidense. Más de 26,000 fueron recibidas en refugios temporales.

Las carreteras estaban cortadas y las autoridades advirtieron la posibilidad de deslaves, tornados e inundaciones repentinas, así como de peligro en las represas y puentes debido a la crecida de los ríos.

Comments

comments

menu
menu