EEUU pide a población no viajar a China por coronavirus

EEUU pide a población no viajar a China por coronavirus

Estados Unidos desaconsejó el viernes todos los viajes a China luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una emergencia global por un nuevo virus que se ha extendido a más de una decena de países. El número de casos se multiplicó por más de 10 en apenas una semana y el viernes se reportó su mayor tasa de muertes para un periodo de 24 horas.

En su advertencia de viaje, el Departamento de Estado estadounidense dijo a sus ciudadanos en China que sopesen salir empleando medios comerciales y solicitó que todo personal gubernamental no esencial demore sus viajes “a la luz del nuevo coronavirus”.

China confirmó 9,692 casos y 213 muertes relacionadas, entre ellos 43 nuevos decesos. La gran mayoría de los casos se registraron en la provincia de Hubei, en el centro del país, y en su capital, Wuhan, donde se sitúa el epicentro del brote. Por el momento no se reportaron fallecimientos fuera de China.

La Comisión Nacional de Salud dijo que, en el plazo de siete días hasta la medianoche del jueves, 171 pacientes se “curaron y recibieron el alta hospitalaria”.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores chino dijo que dispondrá vuelos chárter para traer de vuelta a los residentes de Hubei que estén el extranjero.

El comunicado, de apenas una página, ofreció pocos detalles, pero informó que los residentes de Hubei, y especialmente de Wuhan, serían enviados directamente a la ciudad tan pronto como fuese posible a la vista de las “dificultades prácticas” con las que se estaban topando.

China puso a más de 50 millones de habitantes en aislamiento

Beijing puso a más de 50 millones de habitantes de la región en aislamiento, y otros países redujeron sus viajes a territorio chino y pusieron en cuarentena a todos aquellos que pasaron recientemente por Wuhan. Se cree que el virus tiene un periodo de incubación de dos semanas durante el cual los infectados pueden pasar la enfermedad aunque no muestren síntomas como fiebre y tos.

China informó por primera vez a la OMS sobre el nuevo virus a finales de diciembre. Desde entonces, otros 18 países han reportado casos, y los científicos intentan dilucidar la manera exacta como se propaga y su gravedad.

Los expertos aseguran que existe evidencia significativa de que el virus se está propagando directamente entre personas en China, y la OMS destacó en su declaración de emergencia el jueves que estaba especialmente preocupada porque algunos de los casos reportados en el extranjero también estuvieron provocados por el contagio de persona a persona. La agencia de salud de Naciones Unidas define una emergencia internacional como un “evento extraordinario” que representa un riesgo para otros países y requiere de una respuesta internacional coordinada.

“El motivo principal de esta declaratoria no es por lo que ocurre en China, sino lo que está pasando en otros países”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, a reporteros en Ginebra. “Nuestra mayor preocupación es la posibilidad de que el virus se propague a países con sistemas de salud que no están preparados para enfrentarlo”.

“Esta declaración no es un voto de desconfianza hacia China”, agregó. “Al contrario, la OMS sigue confiando en la capacidad de China para controlar el brote”.

Una declaración de emergencia global suele suponer más dinero y recursos, pero también puede hacer que otros gobiernos restrinjan los viajes y el comercio con las naciones afectadas. El anuncio también impone más requisitos de notificación de enfermedades a los países.

Italia y Gran Bretaña reportan más casos

Italia y Gran Bretaña reportaron el viernes dos casos cada uno, los primeros en esos países. Al menos 20 naciones, además de China, sufren casos.

La embajada de Estados Unidos en Beijing anunció también el viernes que autorizó la salida de familiares y empleados gubernamentales no vitales de la legación diplomática de la capital y de los consulados en Chengdu, Guangzhou, Shanghái y Shenyang. El personal del de Wuhan salió antes esta semana.

Entre otros países, Japón desaconsejó viajar a China y Gran Bretaña hizo lo propio con todos los “que no sean esenciales”, aunque dejó fuera de su advertencia a Hong Kong y Macao. La aerolínea británica British Airways ya había suspendió todos sus vuelos con origen y destino en el territorio continental chino.

El nuevo virus ha infectado ya a más personas en China que las que enfermaron durante el brote del síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por sus siglas en inglés), que es un primo genético de esta patología, en 2002-2003. Ambos pertenecen a la familia de los coronavirus, que incluyen también a los que causan la gripe común.

Comments

comments

menu
menu