Latinos, orgullosos del medio tiempo del Super Bowl

Latinos, orgullosos del medio tiempo del Super Bowl

Cuando comenzó el espectáculo de medio tiempo del Super Bowl, Yol-Itzma Aguirre y sus familiares veían con expectativa la televisión. La familia de El Paso, Texas, tenía curiosidad por saber cómo la colombiana Shakira y Jennifer López, de origen puertorriqueño, se apoderarían del escenario.

La actuación del domingo estaba envuelta en los temas de la sexualidad femenina en Hollywood. Pero también contenía mensajes políticos sutiles sobre la ansiedad que comparten muchos latinosen Estados Unidos: niños en jaulas, Puerto Rico tras el huracán María y la necesidad de ser escuchados.

“Nos dejó de importar el partido”

Aguirre, de 39 años, tuvo que ver la actuación de nuevo. “Mi hermana estaba llorando, vimos más cosas”, dijo Aguirre. “Nos dejó de importar el partido”.

A lo largo y ancho de Estados Unidos, los latinos recurrieron a las redes sociales para elogiar y analizar el espectáculo.

Shakira rindió homenaje a sus raíces colombianas al interpretar el mapalé, un estilo de danza afrocaribeña de la costa colombiana. También hizo una expresión con la lengua llamada zaghrouta, una manera de expresar felicidad en la cultura árabe. Su padre es de ascendencia libanesa.

Durante su actuación, López extendió una capa con las banderas de Puerto Rico y Estados Unidos mientras su hija Emme cantaba Born in the U.S.A. de Bruce Springsteen. Su hija, junto con otras niñas llevaban camisetas con la bandera estadounidense estampada y salieron de lo que parecían jaulas con forma de globo.

López presentó su tema Let’s get loud (Vamos a hacer un escándalo) mientras su hija cantaba el estribillo de la canción de Springsteen y Shakira tocaba la batería.

En el fondo, las luces de estrobo se cruzaban para formar la imagen de una reja. Los latinos vieron esta yuxtaposición como un llamado a votar, y reflexionar sobre el hecho de que las autoridades en la frontera entre México y Estados Unidos han separado a niños migrantes de sus padres y los han encerrado.

“Fue brillante”, dijo Aguirre, quien ha visitado centros migratorios donde hay niños.

Otros hicieron que López lució la bandera puertorriqueña, que llegó a ser prohibida en 1948, en un momento de enojo por la manera en que el presidente Donald Trump ha manejado las tareas de recuperación después de que la isla fuera afectada por el huracán de 2017 y por un terremoto reciente.

La bandera se convirtió en un símbolo de resistencia y esperanza tras el huracán que provocó daños por más de 100,000 millones de dólares y causó la muerte de unas 2,975 personas. La bandera también se convirtió en un símbolo a mediados del año pasado durante las protestas contra la corrupción y otros temas que resultaron en la renuncia del gobernador de la isla.

Luivette Resto, una poeta nacida en Puerto Rico que ahora vive en Los Ángeles, dijo que se sentía conflictuada por el uso de la bandera por la historia de la isla.

“Puerto Rico sigue siendo una colonia de Estados Unidos”, dijo Resto. “Somos tratados como propiedad”.

Sin embargo, Resto dijo que estaba contenta de que la aparición de la bandera provocara conversaciones necesarias sobre el estatus de Puerto Rico.

Se criticó la ausencia de mexicanos y afrolatinos en redes

Aun así, estaba frustrada de que el espectáculo no incluyera más afrolatinos o más mexicanos, una crítica compartida por muchos en redes sociales. La legendaria banda mexicana Los Tigres del Norte de San José, California, abrió la transmisión en español para el Super Bowl LIV, pero su presentación no se vio en la transmisión en inglés.

Otros dijeron que estaban satisfechos con la temática latina en general del espectáculo.

“Fue un ejemplo perfecto de cómo diferentes culturas pueden existir bajo la denominación de ‘latino’”, tuiteó la comediante Cristela Alonzo. “Somos diferentes entre nosotros y, por lo tanto, deberíamos poder contar diferentes historias. Vernos como individuos”.

El espectáculo de medio tiempo no fue el único momento que tuvieron las latinas el domingo. El partido comenzó cuando Demi Lovato, ganadora de múltiples discos de platino, cantó el himno nacional. Lovato, nacida en Albuquerque, Nuevo México, es descendiente de Francisco Perea, un héroe hispano de la Unión en la Guerra Civil que vio cuando asesinaron al presidente Abraham Lincoln.

La presentación de Lovato, que se recupera de una adicción a las drogas, provocó una emotiva respuesta de la gente de Nuevo México, un estado con el mayor porcentaje de residentes hispanos que históricamente ha tenido algunas de las tasas de mortalidad por sobredosis más altas del país.

Para Shakira no fue la primera vez que participaba en un evento con una dimensión política. En 2011, por ejemplo, le dijo a The Associated Press que la legislación antinmigrante propuesta en algunos estados de Estados Unidos iba en contra de los intentos de su fundación de ofrecer educación a los pobres en el mundo.

López rara vez habla de temas sociales, y su prometido, el beisbolista retirado Alex Rodríguez, evitaba notablemente hablar del maltrato a los latinos cuando era jugador activo.

Sin embargo, en meses recientes, López ha prestado su nombre a la causa. En agosto, firmó una carta pública en apoyo a los latinos después de los tiroteos mortales en El Paso, Texas, y Gilroy, California.

Comments

comments

menu
menu