Muere por bala migrante de nueva caravana en frontera con México

Muere por bala migrante de nueva caravana en frontera con México

Un nuevo grupo de migrantes salió el domingo de la capital de El Salvador con rumbo a Estados Unidos, inspirados en una gran caravana de centroamericanos que actualmente atraviesa territorio mexicano.

El grupo de más de 300 personas se organizó a través de las redes sociales, después de que miles de hondureños dejaron hace unas semanas su país huyendo de la violencia y la pobreza a pesar de las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump.

Una tercera columna cruzó por la fuerza el puesto fronterizo de Tecún Umán, entre Guatemala y México, y sostuvo un enfrentamiento con la policía.

Socorristas reportaron la muerte de un migrante hondureño que fue alcanzado por una bala de goma. Seis agentes de la policía de Guatemala también resultaron heridos en la trifulca.

El secretario de Gobernación de México, Alfonso Navarrete, dijo que los efectivos que resguardaban la frontera no portaban armas de fuego, ni siquiera para disparar balas de goma. Algunos de los migrantes en cambio llevaban incluso bombas molotov, añadió el funcionario en un mensaje a periodistas.

El Gobierno de Guatemala, por su parte, lamentó los hechos en un comunicado en el que dijo que los migrantes no aprovecharon la oportunidad del diálogo para ingresar a la aduana y, en cambio, lanzaron piedras y botellas de vidrio a la policía.

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, dijo al programa “Fox News Sunday” que Trump estaba decidido a usar todas las herramientas que tiene para impedir que los inmigrantes crucen la frontera.

“Tenemos una crisis en la frontera en este momento (…) Esta caravana es una iteración de eso, pero francamente vemos caravanas todos los días con estos números”, dijo.

“Así que creo que lo que el presidente está dejando en claro es que cada acción posible, autoridad, programa ejecutivo, está sobre la mesa para ser considerado, para asegurarnos de que quede claro que hay una manera correcta y legal de venir a este país y que no se tolerarán otras formas”, agregó.

Para la tarde del domingo, cientos de salvadoreños habían cruzado la frontera hacia Guatemala, después de haber caminado y conseguido aventón de automóviles y camiones desde la capital.

“Vamos emocionados porque hemos pasado el primer puente de la dificultad, pero sí, el camino es arduo. Es un montón de trayecto con sed, con hambre, con muchas necesidades”, comentó Lidia Alvarenga, una vendedora de 40 años, mientras cruzaba el puente del río Paz, en la frontera de Guatemala con El Salvador.

El gobierno del izquierdista Salvador Sánchez Cerén dijo que se solidarizaba con el grupo y que respeta el derecho de movilización de las personas, pero los instó a que no arriesgaran su vida en el trayecto.

En México, el grupo inicial de hondureños pasaba el domingo descansando del largo periplo en la ciudad de Tapanatepec (Oaxaca), con el plan de retomar su camino hacia el norte en la madrugada.

“Está lejos”, dijo Bayron Baca, un migrante hondureño de 26 años, mientras abría un mapa que voluntarios de la Cruz Roja le habían regalado en una tienda de campaña.

Comments

comments

menu
menu