Puerto Rico, ¿la estrella 51 de Estados Unidos?

Puerto Rico, ¿la estrella 51 de Estados Unidos?

El gobernador de Puerto Rico, Pedro Rosselló, del Partido Nuevo Progresista, convocó a una consulta, la cual no contó con el aval de Washington ni de la oposición, para cambiar el estatus de la isla.

La consulta para la que estaban habilitados 2.3 millones de electores, de los que sólo participaron el 23%, estuvo marcada por la abstención y boicoteada por la oposición, pues muchos ciudadanos la consideraron una farsa.

¿Qué debes saber de la historia entre Estados Unidos y Puerto Rico?

El vínculo entre los dos países inició en el año de 1898, cuando Estados Unidos ocupó el territorio durante la guerra contra España, en la cual también se apropió de Cuba y Filipinas.

Bajo los Estados Unidos, los puertorriqueños cambiaron la visión de su mundo, pues con la llegada de un país “primermundista” llegaba, también, la modernidad.

Así la isla adoptó distintas costumbres: el derecho a la expresión y de imprenta, el derecho de reunión y de organizarse, también apareció la libertad religiosa, así como la transformación del derecho jurídico. Todas las figuras jurídicas de Estados Unidos se convirtieron en parte de la cultura de Puerto Rico, por lo tanto, todos los cambios que la isla tuvo con la llegada de la Unión Americana definieron la personalidad del país.

En 1952, Puerto Rico obtuvo el estatus de Estado Libre Asociado, el cual le proporciona a los boricuas algunos derechos de Estados Unidos, como la ciudadanía y el libre tránsito. Sin embargo, los puertorriqueños no pueden votar en las elecciones presidenciales, a menos que vivan en Estados Unidos, y si bien son representados en el Congreso por un comisionado no tienen voto alguno.

Algunos sectores consideran que este sistema es un vestigio del colonialismo, otros afirman que Washington tiene el deber moral de convertir a Puerto Rico en la estrella 51 de la bandera estadounidense; otros, piden la independencia.

Según Edwin Meléndez, director del Centro de Estudios Puertoriqueños de la Universidad Hunter de Nueva York, el presidente, Roselló, promueve la estadidad porque “la inyección de dinero de parte del gobierno federal resolvería la crisis económica“.

Puerto Rico lleva una década sumido en una crisis económica. La isla se sostenía de las grandes empresas, debido a que eran atraídas por las exenciones de impuestos, pero estos beneficios desaparecieron en el año 2006 y comenzó conflicto. El 46% de sus habitantes vive en la pobreza.

Si la isla fuera el estado 51 de Estados Unidos podría acogerse a la ley de insolvencia para declararse en quiebra, como ocurrió con la ciudad de Detroit. En ese caso Washington debería de hacerse cargo de, al menos, una parte de la deuda de la isla.

Comments

comments

menu
menu