Trump contrató a inmigrantes indocumentados por cuatro dólares la hora

Trump contrató a inmigrantes indocumentados por cuatro dólares la hora

Las medidas agresivas de Donald Trump contra los inmigrantes indocumentados no sé limitan a su estancia en la Oficina Oval de Casa Blanca, sino que se pueden rastrear desde los ochenta.

Según documentos oficiales hechos públicos, el ahora presidente Trump contrató a 200 inmigrantes indocumentados procedentes de Polonia en 1980 para demoler un edificio y así poder construir la Trump Tower en la Quinta Avenida de la ciudad de Nueva York. Después de la construcción, los trabajadores demandaron a Trump, alegando que frecuentemente tenían que trabajar turnos de doce a 16 horas sin equipo de seguridad, tal como cascos, máscaras o guantes. Por otra parte, según indican los documentos, Trump les pagaba cuatro dólares la hora.

La litigación de la demanda duró 15 años y culminó con el pago de 1,375 millones de dólares por parte de Trump para resolver el caso.

Trump alegó en un momento que desconocía que los trabajadores fueran inmigrantes indocumentados, después un testigo declaró que Trump había dicho a su abogado que amenazaría a los trabajadores de deportarlos.


Fotografía de la entrada de la Trump Tower en la ciudad de Nueva York. Imagen: Flickr

Wojcieh Kozak, uno de los trabajadores citado por Newsweek, dijo en relación a su condición de inmigrantes sin papeles: “Trabajamos en terribles condiciones. Éramos inmigrantes indocumentados asustados y no teníamos conocimientos suficientes sobre nuestros derechos”, algo que Trump claramente aprovechó en su momento.

Más tarde, los trabajadores contrataron al abogado John Szabo, quien llevó la demanda al vicepresidente de la Trump Organization, Thomas Macari, después de que otros trabajdores sindicalizados dijeran a los trabajadores polacos que estaban recibiendo un salario demasiado bajo.

“Nos dijeron que éramos unos polacos idiotas y que trabajamos por muy poco dinero”, dijo Adam Mrowiec, otro trabajador polaco.

Durante construcción, los trabajadores incluso no recibían sus pagos a tiempo, lo que causó que iniciaran la demanda en primer lugar. Cuando ésta llegó a Thomas Macari, éste comenzó a pagarles en efectivo con el temor de que la construcción se cerrara.

Después de años en la lucha por la demanda, Donald Trump, quien, según él, nunca negocia una demanda, tuvo que hacerlo.

Trump ha atacado a toda empresa que trabaje con inmigrantes indocumentados a través de ICE, quien realiza redadas masivas en lugares de trabajo. Las últimas ocurrieron en una fábrica de Fresh Mark, empresa proveedora de carnes, ubicada en Salem, Ohio, y la acusó de contratar mano de obra ilegal.

Comments

comments

menu
menu